Me siento tranquilo

Lávate las manos hasta 26 veces al día. No, más. Mejor hasta 40.

No saludes a nadie de mano, no abraces a nadie, no tengas contacto con nadie.

Mantén una distancia de hasta 1.30 metros con los demás.

No asistas a lugares concurridos.

Utiliza tu mano no dominante para todo; abrir una puerta, cargar algo, tomar algo.

Esa ansiedad que todos hemos estado sintiendo para realizar nuestras actividades día a día, ese estrés de pensar que tocaste algo y luego sin pensarlo te tocaste la cara, ese miedo de pensar que esa persona que te habló muy cerca pudo escupirte algo sin querer, esa repulsión que te causa sentir la respiración de alguien muy cerca de ti. Es algo con lo que yo he vivido toda mi vida.

Tengo 35 años y estoy diagnosticado con TOC, un transtorno obsesivo compulsivo.

Y aunque estos últimos años he logrado controlar mi angustia, por primera vez en toda mi vida, soy un poco más feliz.

Feliz de que al encontrarme con alguien por primera vez no quiera darme la mano y no tenga que sentir su piel sudada y sucia.

Feliz porque cuando salgo a la calle veo cada día a más gente con cubrebocas, evitando que su saliva vuele por el aire con destino hacia mi cara. Feliz porque toman una distancia para hablar conmigo.

Feliz de que los vecinos del edificio no quieran tomar la manija de la puerta, de que la desinfecten cada que pasan, de que prefieran caminar por las escaleras a tocar los botones del elevador, de que intenten abrir y cerrar las puertas comunes con los codos.

Me siento mejor de saber que hoy mi ansiedad es compartida. Que lo que estamos viviendo nos hará pensar siempre en lo fácil que es contaminarnos unos a otros. Y aunque nadie está hablando de no compartir un popote, una cuchara, tomar del mismo vaso, o de no usar los baños públicos, siento que avanzamos un poco.

Estoy un poco más tranquilo de lavarme las manos con fuerza, pensando que todos estamos haciendo lo mismo y que mañana, cuando desafortunadamente tengamos que darnos la mano, la tuya estará un poco más limpia que antes.

Me da un poco de paz, que por lo menos durante algunos meses, todos estamos viviendo con un poco de TOC.